FisioCenterFat

Rehabilitación Ozonoterapia

La ozonoterapia: seis efectos beneficiosos para numerosas patologías
La ozonoterapia es una técnica médica que utiliza el ozono como agente terapéutico en un gran número de patologías. Es netamente natural, con pocas contraindicaciones y efectos secundarios mínimos, siempre que se realice correctamente, así como una buena alternativa en el tratamiento de algunos casos.
Principalmente para el tratamiento del dolor y las inflamaciones crónicas. Además, puede ser muy útil en el tratamiento de pacientes que sufren procesos relacionados con la alteración del balance de oxido-reducción celular, es decir, con exceso de radicales libres.

Entre estos figuran, fundamentalmente, la inflamación crónica de cualquier naturaleza, los procesos inmunitarios, los procesos isquémicos y los procesos infecciosos.
Básicamente, el ozono médico tiene “efecto vacuna” sobre el organismo, ya que estimula las defensas antioxidantes mediante la provocación de una pequeña oxidación controlada (pre-acondicionamiento oxidativo celular).

Esta estimulación carece de riesgo, pues los generadores modernos son incapaces de generar dosis mínimamente tóxicas.

Se ha demostrado que el pre-acondicionamiento oxidativo pone en marcha moléculas de nuestras células que activan los genes destinados a la reparación y defensa celular, tales como los antioxidantes, los antiinflamatorios, los antitumorales o los reoxigenantes.
La ozonoterapia es un tratamiento complementario a numerosas enfermedades crónicas que, desgraciadamente, no tienen curación.

Dada su excelente tolerabilidad y su mínimo riesgo es ideal para mejorar la calidad de vida en pacientes con dolor crónico (máximo nivel de evidencia científica) y en procesos infecciosos, isquémicos y autoinmunes.

Todos los estudios de seguridad (Tolerabilidad, teratogenicidad y carcinogenicidad) han sido realizados siguiendo las normativas de la Food and Drug Administration estadounidense (FDA), de la Organización Mundial de la Salud (OMS), y de la Agencia Reguladora Cubana, una de las más prestigiosas del mundo.

En estudios preclínicos, más de 60 publicaciones avalan su inocuidad y eficacia como protector en modelos de daño renal, hepático, cerebral, cardíaco, pancreático, intestinal, óseo y muscular.

Diferentes grupos de investigación han publicado estudios clínicos demostrando ser útil y muy bien tolerado en enfermedades cardio y cerebrovasculares, neurológicas, oftalmológicas, neumológicas, digestivas, metabólicas, reumatológicas, odontológicas, etc.

Cabe destacar la publicación de una serie de trabajos que demuestran su interés como adyuvante a los tratamientos del paciente oncológico, tanto como protector ante los daños de la quimio y radioterapia, como por mejorar la inmunidad y favorecer la curación de heridas complicadas.

Para poder atenderlo, llene el siguiente formulario: